RINOPLASTIA.

¿ QUE ES UNA RINOPLASTIA?

 

Una rinoplastia es una intervención destinada a corregir los defectos de la nariz tanto funcionales como estéticos. Además también sirve para corregir defectos congénitos o alteraciones tras un accidente.

BENEFICIOS DE LA RINOPLASTIA.

 

ESTÉTICOS: desde el punto estético son muchos los aspectos que se pueden modificar mediante una rinoplastia:

  • El tamaño de la nariz.

  • Los dorsos prominentes o las depresiones nasales.

  • Las puntas globulosas o cuadradas.

  • Los rasgos etnicos.

  • Los perfiles aguileños.

FUNCIONALES: los principales beneficios son:

  • Corregir las dificultades respiratorias: generalmente producidas por alteraciones del tabique nasal.

  • Reconstrucción nasal postraumatica.

 

Es importante tener en cuenta que los aspectos funcionales y estéticos van unidos, y por ello es imprescindible tener un conocimiento global a la hora de obtener buenos resultados.

 

 

¿EN QUE PACIENTES SE RECOMIENDA?

 

Los candidatos ideales para someterse a una rinoplastia son aquellas personas que buscan una mejoría, y no una perfección absoluta, en su apariencia. Si usted posee un estado general de salud bueno, tiene una estabilidad psicológica, y es realista en sus expectativas, será un buen candidato. La rinoplastia mejorará su apariencia y la confianza en uno mismo, pero no conseguirá que nos parezcamos a otra persona o que nos traten de manera diferente. Antes de decidir si se va a realizar una rinoplastia piense qué quiere conseguir y discútalo con su cirujano plástico.


La edad también debe tenerse en cuenta. La mayoría de los cirujanos plásticos prefieren no realizar una rinoplastia hasta que no se haya dado el "estirón", es decir, hasta los 14 o 15 años en las niñas y algo más para los niños. Así mismo, es importante considerar los ajustes emocionales y sociales de los adolescentes, y estar seguros de que son ellos, y no sus padres, los que quieren someterse a una rinoplastia.
 

LA CIRUGÍA.

La rinoplastia se realiza siempre en quirófano, dentro de una clínica u hospital. Normalmente, se permanece en la clínica la noche tras la cirugía, dándose el alta al día siguiente.

La rinoplastia puede realizarse bajo anestesia local más sedación, o lo que es más frecuente, con anestesia general, dependiendo de la complejidad de la cirugía y de las preferencias de su cirujano. Si se realiza con anestesia local más sedación, el paciente se siente relajado y la nariz y sus alrededores están insensibles al dolor; con anestesia general el paciente está dormido durante la operación.

 

Una rinoplastia suele durar entre 1 y 2 horas, aunque en casos complejos puede llevar más tiempo. Durante la cirugía, la piel de la nariz se separa de su soporte, compuesto por hueso y cartílago, que es esculpido con la forma deseada. Finalmente la piel es redistribuida sobre este nuevo soporte. Muchos cirujanos plásticos realizan este procedimiento desde dentro de la nariz, haciendo unas pequeñas incisiones en el interior de los orificios nasales; otros prefieren hacer una rinoplastia abierta, sobre todo para los casos más complejos, en la que se realiza una pequeña incisión en la columela.

Cuando se completa la cirugía, se coloca una escayola de yeso u otro material, que ayudará a mantener la nueva forma de la nariz. También se colocan tapones nasales en ambos orificios para evitar el sangrado y estabilizar el tabique nasal.

Cicatriz en rinoplastia
Remodelado de punta nasal

EL POSTOPERATORIO.

Tras la intervención podrá notar la cara hinchada, molestias en la nariz y en ocasiones dolor de cabeza. Todo ello es facilmente controlado mediante la medicación que se recomienda. Durante los primeros dias es recomendable mantener la cabeza elevada, incluso dormir con un par de almohadas. La inflamación y los hematomas desaparecen en unas 2 semanas. Es normal que los primeros dias manche un poco de sangre por la nariz.

A los 10 dias se retirará la férula nasal y hasta entonces no deberá sonarse la nariz, Para ello se recomendarán unos lavados de las fosas nasales con agua de mar.

 

 

La mayoría de los pacientes que se someten a una rinoplastia se encuentran bien en 2 días, siendo capaces de volver al trabajo o al colegio. Sin embargo, no se deberán realizar algunas actividades hasta que no pasen algunas semanas. Algunas recomendaciones son:

  • Evitar actividades extenuantes (footing, natación, hacer flexiones,...) durante 2 a 3 semanas

  • Evitar golpes en la nariz y tomar el sol durante 8 semanas, lávese la cara y aplíquese maquillaje con cuidado.

  • Puede volver a colocarse lentillas tan pronto como quiera, pero si lleva gafas debe tomar ciertas precauciones. 

  • Si tuviese alguna molestia entre visitas o alguna duda sobre lo que debe o no hacer, no dude en llamar al cirujano.

Concertar cita en PAMPLONA.

CLÍNICA SAN FERMÍN

 

Avenida de Galicia 2A

31003 Pamplona

 

Teléfono:  948 235 850